Noticias institucionales

06 | JUL

Un patio verde para Humanidades y Artes

También pensado como un pequeño pulmón verde en el corazón de nuestra urbanizada ciudad de Rosario. 

El patio de Humanidades y Artes representa el corazón de la Facultad. Ya era el corazón de un edificio tipo panóptico que en otro tiempo cobijó distintas instituciones. Algunas de esas memorias circulaban entre nosotros/as/es. Otras estaban allí, semiocultas por los muros más nuevos: con las obras fueron apareciendo las arcadas originales del patio. También emergieron nuevas/más antiguas memorias junto con los pisos levantados del patio. De esta manera fuimos recuperando parte de nuestra historia. Volver a pensar el patio que queríamos constituyó, entonces, un ejercicio colectivo de reflexión sobre lo público.

 

Enmarcadas en el proyecto de recuperación del valor arquitectónico del patrimonio de la Facultad de Humanidades y Artes, las obras en su patio histórico se desarrollaron durante el período 2019-2020. Esta obra de restauración implicó también un planteamiento de un nuevo concepto para el emblemático patio. Fue así surgiendo nuestro patio verde.

 

Nuestra principal preocupación era poder instituir un patio del que pudiéramos volver a apropiarnos colectivamente. Que el patio, escenario de acontecimientos memorables en la historia de la Facultad, la ciudad y la región, pudiera volver a reunirnos. Por ello las obras necesarias se transformaron en una posibilidad de transformación en vías de aggiornar nuestro patio a los requerimientos de nuestra comunidad y de nuestro tiempo.

 

Hoy el patio verde, pensado como un pequeño pulmón verde en el corazón de la urbanizada ciudad de Rosario, es ya una realidad. Alrededor del proyecto de restauración arquitectónica y en consonancia con él, fuimos planteando una serie de iniciativas que el conjunto de nuestro Consejo Directivo aprobó durante el último año, a partir del trabajo de la Comisión ad hoc de Sustentabilidad, Concientización y Educación Ambiental. Las medidas propuestas no estaban necesariamente pensadas para ser ejecutadas en su conjunto pero a partir de la discusión y reflexión junto con distintos/as/es actores de nuestra institución educativa fuimos construyendo la idea de que centralizar estas nuevas políticas vinculadas a la sustentabilidad en nuestro patio era también una manera de distinguirlas como prioritarias, protagonistas, renovadoras de nuestro compromiso con las generaciones presentes y futuras y con el sistema ambiental global cuyas coordenadas atravesamos y nos atraviesan.

 

¿Cuál es el patio que hoy nos devuelve la mirada desde nuestro histórico edificio de calle Entre Ríos?

 

Ese patio verde, un patio sustentable que reconoce, en primer lugar, el derecho al agua potable como un derecho humano. He aquí entonces nuestro bebedero. No se trata de un mero complemento de la red de dispensers renovada en todas las dependencias de la Facultad para dar acabada satisfacción a la necesidad de agua potable fría y caliente para el desenvolvimiento de todas nuestras actividades. Por el contrario, es el reconocimiento de una desigualdad histórica que se materializa cada vez que abrimos una canilla. Es la diferenciación que traza sobre todos/as/es nosotros/as/es la línea de la pobreza. Y por ello es también el compromiso ciudadano de reclamar agua potable, libre y gratuita para todos/as/es.

 

El nuevo patio también nos plantea el desafío de repensar las fuentes, la calidad y el uso de nuestras energías. Por ello hemos instalado dos estaciones solares que a partir de sus paneles nos proveen iluminación y carga de equipos eléctricos mediante puertos USB de manera completamente sustentable.Por su parte, no es posible pensar el patio sin asociarlo con nuestros/as/es fumadores. Hoy sabemos por distintas investigaciones que las colillas de cigarrillos son altamente contaminantes por la serie de toxinas que despiden. Por ello hemos gestionado la instalación de un punto Cigadrillo de recolección de colillas que luego son acopiadas y tratadas químicamente para constituir ladrillos, por iniciativa de un grupo de estudiantes de Arquitectura de nuestra Universidad.

 

A su vez, la preocupación por nuestros deshechos y desperdicios también ha venido a tomar forma en el patio. Hoy contamos con tachos para uso exclusivo de separación de residuos en el patio de la Facultad. Comenzamos así nuestra campaña de concientización en este tema, con capacitaciones, muestras gráficas, debates. No se trata solamente de aprender a separar todo aquello que consideramos desechable para que otros reciclen por nosotros/as/es sino precisamente de replantearnos acerca de nuestros hábitos de consumo, de los usos y posibles reutilizaciones de los objetos que adquirimos, de la idea que hemos construido sobre caducidad. Hablar de separación de residuos no es otra cosa que hablar de capitalismo.

 

Por último, el espacio verde que vemos hoy es el resultado del cuidado respetuoso de nuestros árboles históricos y su vinculación en un nuevo espacio donde son verdaderos protagonistas. Además del césped tanto tiempo imaginado por todos/as/es nosotros/as/es, han sido incorporadas dos nuevas especies que a su vez son una reivindicación en sí mismas. Por todo ello el patio se instituye también como un espacio de diversidad y de inclusión. Al lado de la bandera argentina, ondearán en él la bandera wiphala y la bandera arcoíris.

 

Este año 2020 nos ha enfrentado con desafíos inesperados en todos los ámbitos de nuestras vidas. Para la Facultad de Humanidades y Artes es una inmensa satisfacción poder afirmar que las obras del patio han seguido su curso, respetando todas las medidas de bioseguridad, en este contexto tan peculiar. Cuando la pandemia haya pasado, tenemos la certeza de que no seremos los mismos. Tampoco nuestra Facultad. Hemos recreado en este tiempo nuestros compromisos educativos, pedagógicos y ciudadanos. Todavía tenemos una deuda ambiental. El patio verde nos espera. Pero también, el patio verde se proyecta y las obras continúan. Así, el patio verde mira hacia el Nuevo Taller de Escultura, una ambiciosa obra que responde a una reivindicación largamente esperada por gran parte de la comunidad de la Facultad.

Entre Rios 758 - 2000EKF
Rosario - Santa Fe
Argentina