Noticias institucionales

10 | AGO

Instantáneas de una noche de encuentro y celebración

Crónica de los festejos colectivos con motivo del 75º aniversario de la creación de la Facultad de Humanidades y Artes

  • Compartir

Ya desde los días previos se percibía el clima de entusiasmo, las ganas de celebrar, de encontrarse y reencontrarse. Ese clima se cristalizó en tres actividades previas al acto protocolar del 9 de agosto. La primera, “Disfrutá HyA”, que se realizó el viernes 5 y el sábado 6 de agosto tenía el objetivo de que no solo la comunidad educativa de la Facultad sino también toda la ciudadanía de Rosario pudiera disfrutar la Facultad de manera diferente a la habitual; entonces fue posible ver el patio, las aulas y los pasillos colmados de actividades académicas y expresiones artísticas de todo tipo, en las que participaron, de distintos modos, numerosos docentes, nodocentes, estudiantes, graduados, intérpretes, artistas e investigadores, de nuestra Casa de Estudios o invitados. El lunes 8 comenzaba la segunda, la XXXVI Reunión plenaria de la Asociación Nacional de Facultades de Humanidades y Educación (ANFHE), realizada en el excepcional marco del Espacio Cultural Universitario (ECU) hasta el mediodía del martes 9; nos honraron con su presencia decanos/as y secretarios/as académicos/as de todo el país y se desarrollaron debates y exposiciones de suma relevancia para el presente y el porvenir de las instituciones que conforman la Asociación y específicamente de las disciplinas que ellas imparten. Por último, la sesión extraordinaria de Consejo Directivo llevada a cabo en el Colegio Nacional N°1, lugar donde funcionó la Facultad entre 1948 y 1951, se convirtió en un momento muy emotivocon las palabras de Eddie Salzmann, Bebi de Gregorio y Elena Tardonato, quienes fueron alumnos de la Facultad en las aulas del Colegio Nacional en esos tempranos años de vida de nuestra institución. Las tres actividades prefiguraron lo que estaba por venir: el esperado encuentro en el centenario teatro “El Círculo” para celebrar, en la noche del 9 de agosto, los primeros 75 años de nuestra querida Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario.

 

A pesar del frío, pasadas las 18:30 hs. comenzó a hacerse una fila por calle Laprida que, en un momento, se hizo tan larga que daba la vuelta por Mendoza y seguía por Buenos Aires. Unidos por el amor a una institución que genera un sentido de pertenencia inigualable, los asistentes llenaron el majestuoso teatro. Hubo abrazos, sonrisas, recuerdos, alegría. En este acto protocolar, presidido por las banderas argentina, de la diversidad y wiphala (Res. 001/2021 CD), acompañaron a nuestro Decano, Alejandro Vila, y a nuestra Vicedecana, Marta Varela, el Vicerrector de la UNR, Darío Masía, autoridades provinciales, municipales y universitarias y muchos, muchísimos amigos y familiares.

 

Luego de una soberbia interpretación del joven pianista Laureano Bruno, que interpretó el Himno Nacional Argentino y otras piezas, se proyectó el documental sobre Erminda Benítez de Lambruschini, primera Decana de nuestra institución y creadora de la carrera de Psicología en nuestra ciudad. Realizado con una notable calidad artística, en el documental dirigido por Héctor Molina participaron docentes y los decanos de las Facultades de Humanidades y Artes y de Psicología, quienes con palabras bosquejaron un retrato de una figura largo tiempo silenciada por ignotos mecanismos de la historia institucional.

 

A continuación, comenzó el momento más esperado del acto: el discurso del Decano Alejandro Vila. Sus primeras palabras fueron: “Los aniversarios son fechas relevantes y forman parte del calendario de manera destacada. Así, las efemérides se convierten en rituales y celebraciones fundamentales en la vida de las instituciones porque permiten exponer públicamente sus fines, valores, logros e identidad colectiva. También, son oportunidades para interpretar el pasado y proyectar al futuro. Pero sobre todo configuran un momento de reunión y fortalecen la ligazón que nos constituye en una comunidad.” De ahí en más, las frases se unieron para describir la historia de la Facultad en articulación con el contexto histórico, social, político, económico y cultural de Rosario y el país, desde el proyecto de su creación en 1946 y su creación efectiva al año siguiente, como unidad académica dependiente de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), hasta la actualidad. Esta primera parte del discurso, que para muchos fue instructiva –porque no todos conocían los detalles de aquellos primeros años de vida de nuestra institución–, puso en evidencia, con equilibrio y rigurosidad, tanto los consensos como los conflictos que atravesaron la vida de la Facultad durante estos 75 años. La segunda parte del discurso estuvo dedicada a la reflexión sobre las Humanidades y las Artes y su futuro en un mundo fragmentado, de cambios vertiginosos y que tiende a la tecnificación extrema y a la deshumanización del ser humano. El énfasis estuvo puesto en la necesidad de recuperar lo mejor de la tradición humanista y de recalcar la importancia de las artes a los fines de contrarrestar esas tendencias para provocar, podríamos decir revolucionariamente, una rehumanización del ser humano. El discurso cerró con una invitación a no perder la curiosidad y la saludable manía de reflexionar: “Las Humanidades y las Artes impulsan el pensamiento crítico, abierto a la formación general y generador de ciudadanía democrática que contribuye al desarrollo de la sociedad y la cultura. Al mismo tiempo promueven una pedagogía de la pregunta y de la escucha que instituye el diálogo de saberes, la diversidad, la vigencia de los derechos humanos y la paz. La lógica de ‘aprender a aprender’ es una matriz siempre vigente, necesaria y que las Humanidades y las Artes nos enseñan permanentemente. De ahí su constante posibilidad de asumir nuevos retos, de poner en duda lo dado y de proponer valores democráticos. Pocas certezas y muchas preguntas son las formas de caminar nuestra vida cotidiana en este universo infinito que es el campo de las Humanidades y las Artes”.

 

Debido a un importante compromiso institucional, el Rector Franco Bartolacci no pudo estar presente, pero nos dejó grabado un mensaje con cálidas felicitaciones y sus mejores augurios para el futuro de una unidad académica que, durante 75 años, se ha destacado en la ciudad, el país y el mundo por el prestigio y la excelencia de sus graduados, por la calidad académica y humana de sus docentes, por el entusiasmo y la inquietud de sus estudiantes, por el compromiso y la dedicación de sus nodocentes.

 

Como ninguna institución actúa en solitario, como ninguna comunidad se desarrolla aisladamente, siempre hemos valorado la importancia de agradecer. Por eso, a continuación, el Decano y la Vicedecana entregaron un reconocimiento a los ex decanos y vicedecanos presentes (Héctor Vázquez, Darío Maiorana y José Goity; Daniel Randisi y Marta Varela) y a instituciones amigas: el teatro “El Círculo”, el Colegio Nacional N°1, el Concejo Municipal, la gobernación de la provincia, la ANFHE, la UNL, la APUR, COAD y la FUR. Sobre el escenario proliferaron sentidos abrazos y palabras de agradecimiento.

 

El acto finalizó con las destacadas actuaciones del Coro Polifónico de la UNR y de la Orquesta Sinfónica Juvenil de la UNR. La música fue el mejor cierre para una noche de encuentro y celebración que resistirá, sin duda, a las fuerzas no siempre implacables del olvido. Ars longa, vita brevis: la vida de las instituciones como nuestra Facultad está formada por cientos de personas que, en el momento en que les tocó vivir, aportaron su grano de arena a su creación, primero, y a su engrandecimiento continuo, después. Y la recompensa obtenida fue mucho mayor que un grano de arena, porque la Facultad de Humanidades y Artes no es un lugar que se transita sin que quede una huella imborrable del paso por sus aulas y pasillos. Más allá de los circunstanciales disensos, más allá de las dificultades de todo tipo, más allá de las problemáticas que impactan directamente en ella, seguimos apostando con amor y vocación por la formación de ciudadanos democráticos, distinguidos por sus méritos y comprometidos con la sociedad y la educación pública. Ellos, el día de mañana, celebrarán otros aniversarios recordando –esperamos que con la misma alegría con la que nosotros celebramos el 75°– los eslabones que cada uno de nosotros, cada día, con cada pequeño gesto, con cada pequeño esfuerzo, aporta a esta cadena institucional interminable que se hace más robusta, imperceptiblemente, día a día, pero que, a la larga, se ve fuerte y llena de vida para lograr la continuidad del arte a pesar de la brevedad de la vida.

Entre Rios 758 - 2000EKF
Rosario - Santa Fe
Argentina